Marly RiveraESPN WriterJul 5 de julio de 20203 Lectura de minutos

El mánager Aaron Boone no estaba hiperbolizando diciendo que los Yankees de Nueva York «esquivaron una bala» con el lanzador Masahiro Tanaka aparentemente sin síntomas solo un día después de ser golpeado en el lado derecho de la cabeza por una línea de 112 mph de Giancarlo Stanton.

Después de someterse a una batería de pruebas, el diagnóstico oficial de Tanaka fue simplemente una «conmoción cerebral leve», y fue dado de alta del Hospital Presbiteriano de Nueva York el sábado por la noche. Sorprendentemente, el diestro de 31 años estaba de vuelta en el Estadio de los Yankees el domingo.

«Llegó alrededor del mediodía de hoy y estaba de muy buen humor», dijo Boone. «Dormí muy bien por la noche, sin pérdida de apetito. Estamos animados donde está y lo tomaremos día a día, pero esperemos que no sea algo que tarde demasiado. Desde que llegó al hospital, casi no tiene síntomas y se siente bien … de buen humor dando vueltas hoy, así que creo que en este momento estamos muy animados.»

«En primer lugar, un incidente muy aterrador, algo que cuando haces lo que estamos haciendo, es difícil de evitar», dijo el jardinero Brett Gardner. «Lo hemos visto aquí hoy, caminando por ahí actuando como su yo normal, así que espero que esté a salvo.»

El zurdo James Paxton, que lanzó una práctica de bateo en vivo en el segundo día oficial de entrenamientos en el Yankee Stadium, hizo un punto de usar una «pantalla L» como mecanismo de seguridad. Su compañero zurdo Jordan Montgomery, que siguió a Tanaka con su propio juego sim el sábado, también había solicitado la pantalla protectora, que generalmente se usa para sesiones de BP, pero rara vez para juegos simulados.

Paxton, que tenía 15-6 con un 3.ERA 82 para los Yankees en 2019, dijo que ha regresado a su plena salud después de someterse a una discectomía lumbar microscópica en febrero para reparar una hernia de disco y extirpar un quiste peridiscal.

» Lo que pasó ayer fue tan aterrador. Después de ver que eso sucediera, solo quería jugar a lo seguro, especialmente la primera vez», dijo Paxton. «Afortunadamente, no sucede muy a menudo, pero solo quería jugar a lo seguro la primera vez. La próxima vez será más como un juego de simulación, por lo que la pantalla no estará ahí fuera. Pero, especialmente después de ayer, fue una decisión consciente solo tenerlo ahí por seguridad.»

Agregó: «Cuando una pelota te vuelve tan fuerte, realmente no hay mucho que puedas hacer. Tienes suerte si pones tu guante en el lugar correcto. Esa bola regresó, creo que dijeron 112 mph, y realmente no hay nada que puedas hacer al respecto. Rezas para que no suceda.»

Boone también dijo que además de DJ LeMahieu y Luis Cessa, que se están aislando en casa después de dar positivo para COVID-19, el resto del equipo estuvo sano durante los primeros dos días de entrenamientos con el equipo completo en el Yankee Stadium.

El receptor Gary Sánchez y el cerrador Aroldis Chapman, que no estaban en el estadio el día anterior porque no habían terminado los protocolos de admisión, participaron en el entrenamiento del domingo. Chapman lanzó una sesión de bullpen y Sánchez fue uno de los tres bateadores que se enfrentaron a Paxton durante la práctica de bateo, junto con Miguel Andujar y Tyler Wade.

Los Yankees celebrarán dos juegos intrasquad esta semana, con J. A. Happ comenzando el lunes y Gerrit Cole programado para el juego del martes por la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.