El punk fue recibido inicialmente con aborrecimiento por el establecimiento, los tabloides y la industria musical. Fue igualado por el vigor con el que fue propagado por aquellos que encontraron su pasión cruda y su ética de bricolaje, bienvenidos destellos de luz en medio de los cortes de energía y las modas de pantalones desaconsejadas que plagaban el Reino Unido a mediados de los 70.
«Ahora todo el mundo dice que estaban allí y amaban el punk, pero no lo hicieron», declara el bajista de Ruts/Ruts DC, John «Segs» Jennings, quien tiene una larga memoria. «He visto entrevistas con los Stones donde dicen:’ Cuando llegó el punk, fue genial, lo abrazamos. No lo hicieron, todos lo odiaban. Tenías que ser un extraño para meterte en el punk.»
Apropiadamente para esta publicación, la amistad duradera de Segs con el baterista de Ruts, David Ruffy, tiene sus raíces en el coleccionismo de discos, al igual que su descubrimiento del punk. Alrededor de 1975, después de haber digerido reggae, Motown, rock y soul, Segs desarrolló un gusto por el funk y el jazz-rock, lo que lo llevó a la sucursal de Queen Victoria Street de James Asman Records en Londres, con un tal Dave Ruffy. «Recuerdo haber llegado al Parlamento y me puse a charlar con él», recuerda Segs. «Un día entré, tenía una camiseta que había hecho él mismo: ‘Ramones’, así que en 1976. Dije, ‘ ¿Quién es ese? Puso el primer disco de Ramones. Fuimos, ‘ ¡Al diablo con el jazz-rock, esto es increíble! Perdió algunos clientes porque jugaba punk en la tienda.»
Los miembros elitistas de la clase del 76 pueden denunciar la segunda ola del punk como horribles inhaladores de pegamento provincianos sin entender el situacionismo, pero para aquellos que saludan tales actitudes con el tipo de bocado que Steve Jones le dio a Bill Grundy, había bandas que tomaban la batuta a raíz de los Sex Pistols, The Clash y Ramones, entregando música de igual valor. A principios de 1979, dos años después de su formación, The Ruts llegó a la escena punk más amplia con una versión revitalizante de los planos. Uno que demostró ser influyente: en 1990, los avisos de prensa que cubrían el lanzamiento del álbum Peel Sessions (en el sello Strange Fruit) ya citaban la importancia de The Ruts. Y así sigue: este año, su álbum debut The Crack cumple 40 años, una ocasión marcada con una nueva reedición remasterizada en vinilo, cortada en Abbey Road, seguida de una gira (que comenzó en febrero y continuará en marzo).
El líder Malcolm Owen era una fuerza carismática de la naturaleza, sus letras audaces y politizadas enmarcadas por música que tenía partes iguales de melodía, energía y dinamismo. El ruido fue traído por Segs, Ruffy y Paul Fox, el último en palabras de Segs: «un guitarrista brillante realmente entendía el punk. Él podía jugar mínimamente, no muchos pueden.»En los últimos meses de sus fugaces tres años de vida, hicieron música que trascendió sus influencias, sin ofrecer ninguna razón para sugerir que no continuarían innovando. Trágicamente, su progreso se vio obstaculizado por la muerte de Owen de una sobredosis de heroína en julio de 1980, precipitando el final de la banda original.
La amistad de Fox y Owen, al igual que la de Ruffy y Segs, era anterior a Los Ruts. Introducidos por amigos mutuos en Hayes, Middlesex, la pareja vivió más tarde y se juntaron en una agrupación suelta llamada Aslan, en
una comuna hippie en Anglesey a finales de los 60 y principios de los 70. En un avance rápido hasta 1976, y la floreciente amistad de Segs y Ruffy, alimentada por el punk, llevó al reclutamiento de los primeros como roadie para la banda de funk de Ruffy Hit And Run. «Eso significaba enrollar el extraño cigarrillo de jazz para ellos», confiesa Segs, irónicamente. Los compañeros de banda de Ruffy incluían al futuro vocalista de Commodores, JD Nicholas, y nada menos que Paul Fox a la guitarra, de vuelta en Londres después de su estancia en Anglesey.
Fox compartió el entusiasmo de Ruffy por los nuevos sonidos puntiagudos del punk, hasta tal punto que, en 1977, los dos formaron una banda derivada, con el guitarrista de Hit And Run Paul Mattocks en la batería, Ruffy en el bajo y la voz del viejo amigo de Fox, Owen, también de vuelta de la comuna. Owen estaba especialmente empoderado por el punk, ya que nunca había tenido la idea de unirse a una banda. Segs recuerda que » no le importaba una mierda, estaba muy ‘No me importa. Entonces el punk pasó y él lo entendió.»
Bautizando su proyecto extracurricular The Ruts, hicieron una demostración durante el tiempo de inactividad en un estudio de Hit And Run. Aunque no estaba en la banda, Segs estuvo presente en los Estudios Orange cuando Hit And Run grabó una pista de acompañamiento para la respuesta del Reino Unido a Evel Knievel, Eddie Kidd, y fue presionado para cantar una voz guía para Hold Me Closer, cara B a Cuero Negro, Cromo Plateado. Los Surcos usaron el tiempo de inactividad restante para cortar a la Perra Rica, Fuera de Servicio y no soy Sofisticado. En octubre de 1977, los anuncios en vivo de Ruts bien recibidos entre los sets del grupo local Mr Softee y Hit And Run llevaron las cosas a un punto crítico entre la última banda y Fox y Ruffy que, Segs revela, fueron «despedidos por estar en una banda punk. Dijeron, ‘ A la mierda con esto, vamos a seguir con Los Surcos. Paul Mattock dijo que no. Dijeron: «Segs, ¿quieres ser el bajista y Ruffy vuelve a la batería? Eso fue todo.»
Segs tomó el instrumento instintivamente, y se desarrolló una química. «Cuando empezamos a ensayar, todos dijeron: ‘Aquí hay algo especial'», dice. El trío instrumental tenía un grupo diverso de influencias, rechazando el dictado de Year Zero de que todo lo anterior a 1976 no valía nada: les encantaba el reggae y Captain Beefheart. Owen compartió su eclecticismo. «Escuchaba a Kraftwerk, ELO, Tapper Zukie, Ramones The Clash», señala Segs.La postura antirracista de la banda fue una consecuencia natural de sus diversos grupos de amistad, entre los que se encontraban Chris Bolton y Clarence Baker, gerentes de la banda de reggae con sede en Southall, Misty In Roots. Las ranuras de apoyo frecuentes con Misty los estimularon, lo que llevó a Rock Against Racism a ofrecer conciertos regulares en apoyo de la causa, incluida una aparición con Misty en la parte trasera de un camión durante el Carnaval contra los Nazis de la Liga Antinazi de 1978 en Victoria Park, encabezado por The Clash. Misty financió otra oportunidad crucial: la grabación de un sencillo a través de su cooperativa People Unite. Grabado en 1978, In A Rut languideció en el limbo durante nueve meses, la banda carecía del dinero para imprimir el disco, hasta que el mánager recién contratado Andy Dayman les prestó las £100 necesarias. En enero de 1979, el sencillo llegó a John Peel, transmitido como un favor por un contacto de Ruffy de sus días en James Asman. El airplay de Peel, el apoyo entusiasta y la primera de las tres sesiones para su show elevaron aún más el perfil de la banda con atención de prensa y una venta total de la primera edición del disco. No es de extrañar que los sellos discográficos comenzaran a cortejarlos.
«Firmamos con Virgin porque tenían mucho reggae y no usaban trajes», explica Segs. «Fue un trato terrible, y todavía estamos pagando por eso. Pero tienes todo el marketing. Después de haber hecho bricolaje y
compromiso desde entonces, he aprendido a hacerlo yo mismo. Te das cuenta de cuánto cuesta.
El acuerdo, firmado el 11 de abril del 79 (cumpleaños de Paul Fox), dio un impulso dramático a su trayectoria ascendente. «Fue un torbellino. El sueño de cada banda, no tener que preocuparse por nada excepto la actuación», relata Segs, mientras observa que una corriente oscura, insinuada en la lírica anti-heroína de Owen para In A Rut’s flipside H-Eyes, pronto cobraría un peaje desgarrador. «Éramos amigos firmes, nos lo pasamos de maravilla. Podríamos jugar en cualquier parte. Hasta que el viejo demonio marrón comenzó a levantar la cabeza.
La banda comenzó a trabajar en The Crack con el productor Mick Glossop, grabando el sencillo Babylon Burning at AIR Studios. Se convirtió en un éxito Top 10 en junio. Completando las sesiones en Townhouse Studios, otras 45, algo que Dije, rompieron el Top 30 en agosto, el álbum llegó al Número 16 en septiembre.
Henry Rollins y el poeta Benjamin Zephaniah están entre los que comparten la opinión de que The Crack sigue siendo un álbum clásico que no ha perdido nada de su potencia, en gran parte debido al crisol de influencias de The Ruts, el carisma de Owen, los arreglos de alto octanaje y el material ecléctico. Segs observa: «Nos habíamos convertido en un ensayo de Cold, SUS y Savage Circle, y los conciertos. Por eso es tan diverso.
Una progresión natural.»Estas canciones más nuevas añaden atmósfera y complejidad rítmica a los sencillos incendiarios y el reggae de Jah War, el relato de Owen de las secuelas de una redada en la sede de People Unite Southall por la controvertida división de policía the SPG, durante la cual el gerente de Misty Clarence Baker resultó gravemente herido.
En un movimiento que Segs describe ahora como» suicidio comercial», Jah War fue publicado como un tercer sencillo, recibiendo (según su conocimiento) una obra de teatro solitaria en Radio 1 antes de que «alguien, en algún lugar, escuchara,» La porra lo derribó/tiró al suelo.»La AAP estaba bajo investigación sobre todo, y hicimos
un solo sobre ello. Ni siquiera lo pensamos.»
Con una gira de apoyo a The Damned en su haber y abundantes fechas propias, la banda parecía imparable, pero Owen se estaba volviendo cada vez más dependiente de la heroína. Esto tomó a sus compañeros de banda por sorpresa, su estrecho vínculo hizo que su rápido declive entre finales de 1979 y julio de 1980 fuera aún más traumático a medida que el agarre de addiction se fortalecía, a pesar de su apoyo. «No me enteré hasta que leí el libro de que Malcolm tenía un problema con él antes de Las Roderas», revela Segs, » porque nunca solía hablar de ello. Así que no era algo que pudiéramos tener en cuenta. Malc, ‘ No te preocupes, sé lo que estoy haciendo. No lo hizo, se puso en un estado terrible. Muy difícil ver a un amigo desapareciendo. Todos estábamos muy mal equipados para lidiar con eso.
Después de las fechas europeas y locales a principios de 1980, el estado cada vez más frágil de Owen llevó a la banda a un punto muerto en abril, la situación se complicó aún más por el diagnóstico del cantante de nódulos vocales. Irónicamente, la banda todavía logró grabar algunos de sus materiales más fuertes. Mirando fijamente a The Rude Boys en abril, Owen se dirigió a su condición en un Amor brutalmente conmovedor del Lado B En Vano, que Segs recuerda que fue » escrito en el acto, porque se trata de su adicción.
Tras el período de rehabilitación de Owen en junio, contribuyó con la voz para el lanzamiento póstumo de West One (Shine On Me), pero su uso continuado de heroína hizo que su actividad fuera imposible. Al elegir continuar como trío bajo un nuevo nombre, los compañeros de banda de Owen esperaban que su decisión pudiera servir como una llamada de atención. «Dijimos,’ Tal vez esto es lo único que podemos hacer, dividir la banda. Eso podría llevarlo a una conclusión sensata.»Y lo hizo,
en cierto modo», reflexiona Segs.
En julio, Owen fue ingresado en el hospital para una cirugía de nódulos vocales, después de haber tenido que limpiar para que se realizara la operación. Al quedarse con sus padres en su casa en Hayes, convocó a una reunión de la banda el 13 de julio. «Fuimos a verlo», recuerda Segs, » y tenía el brillo familiar en sus ojos, que no había tenido, porque las drogas se lo quitan. Él dijo, ‘ Tal vez tengamos un concierto de despedida. Todos dijimos: «Sí, está bien. Se frotó las manos y dijo: «¡Vuelve a reunir a la banda, sí! Ruffy y yo manejamos, muy positivo: Parece que ha vuelto. Nuestra gran esperanza. Y por la mañana, me llamaron. Estaba muerto. fue
y se entregó de nuevo, tomó demasiado y murió
en el baño.
The grieving band informó a su sello de sus planes de continuar con un nuevo nombre, solo para ser informados sin rodeos, Segs relata: «‘Si cambias el nombre, te vamos a dejar’, lo cual me gustaría que se hiciera. El trío sobreviviente continuó como Ruts DC, con Segs manejando la voz, hasta 1982. Después de Grin And Bear It (1980), un resumen de singles independientes y cortes de Peel session grabados con Owen, el trío superviviente lanzó Animal Now (1981) y Dub delight Rhythm Collision Vol I (1982), dirigido por Mad Professor. Se volvieron a reunir en 2007 para tocar en un concierto benéfico para Fox, para entonces enfermo terminal con cáncer de pulmón, el fan de larga data Henry Rollins reemplazando a Owen. Fox falleció en octubre de 2007, a la edad de 56 años, pero el programa de reunión proporcionó el impulso para una continuación gradual y orgánica de Ruts DC, estimulado por la sugerencia espontánea de Mad Professor de otra colaboración en el estudio en 2008 (Rhythm Collision
Vol 2, 2011). Segs y Ruffy se unieron a
por el guitarrista Leigh Heggarty (The Price,
TV Smith), un amigo de Fox que lo sustituyó en los ensayos del espectáculo benéfico. En 2011 estaban de vuelta en la carretera, la membresía de Segs en Alabama 3 en ese momento lo que llevó a recibir con entusiasmo las ranuras de soporte de doble factura, la demanda posterior impulsó su renacimiento en curso.
Segs se mantiene constantemente al tanto de Owen y Fox, e inicialmente se mostró reacio a intentar material nuevo basado en el rock sin ellos, » porque sabía que iban a ser comparados con The Crack, Mirando a The Rude Boys y West One. Sin embargo, la banda se sintió complacida por la respuesta positiva de su base de fans a su regreso total al rock con Music Must Destroy (2016, con Rollins en el corte del título). «Estoy muy contento. Es un verdadero hito para la banda, también para mí como letrista, porque siempre vives en el bolsillo de Malcolm.»Después de celebrar su pasado con la gira de aniversario, se planea otro paso adelante:» Hemos estado escribiendo. Así que supongo que en 2020 lanzaremos otro álbum, » Segs se burla.
En cuanto a la pérdida de Owen, es optimista. «Lo hemos superado», dice.
» Nunca se puede superar . Podría haber elegido no cantar estas canciones, no continuar con Las Roderas, o volver con otro álbum. Eso habría sido un poco más fácil, porque no tendría que lidiar con él todo el tiempo. Estoy enojado con él, no como persona, lo amaba y aún lo amo. Estaba enojado con, » Qué desperdicio estúpido.¿ Qué puedes decir?»Hace una pausa para el efecto cómico (pitonesco). «‘No es
el mesías, es un chico muy travieso!»
Segs admite que la perspectiva de volver a visitar toda la Grieta en el escenario es «bastante aterradora. En los últimos años hemos estado tocando cosas de Ruts DC, los éxitos de Ruts, pero hay ciertas canciones que nunca hicimos en ese álbum: Círculo Salvaje, Fuera de servicio, Punk Humano especialmente, eso es mucha canción.
«Entiendo cada aspecto de esas canciones, porque las he vivido», dice, finalmente. «Es aterrador porque queremos que sea realmente bueno. Al mismo tiempo, lo estoy deseando. Vamos a hacer la Grieta de principio a fin, Rude Boys, West One, En Un Surco, Lados B, y con suerte tres o cuatro Surcos DC uno. Estoy muy emocionada.»

La edición en vinilo remasterizada de Crack está disponible en Virgin / EMI / UMC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.