Número estimado de Nuevos Casos de Tuberculosis, 2004.

Los datos proceden de la Organización Mundial de la Salud. Los otros países con mayor carga, en orden decreciente de número de casos, son Filipinas, Kenia, la República Democrática del Congo, Rusia, Vietnam, Tanzania, Uganda, Brasil, Afganistán, Tailandia, Mozambique, Zimbabue, Myanmar y Camboya.

La tuberculosis es la infección oportunista relacionada con el VIH más común en la India, y el cuidado de los pacientes con ambas enfermedades es un desafío importante para la salud pública. India tiene alrededor de 1.8 millones de nuevos casos de tuberculosis al año, lo que representa una quinta parte de los nuevos casos en el mundo, un número mayor que en cualquier otro país (véase el gráfico circular).1 Los pacientes con infección latente por Mycobacterium tuberculosis tienen un mayor riesgo de progresión si están coinfectados con VIH. Los pacientes con infección por VIH tienen una respuesta bacteriológica similar al tratamiento de la tuberculosis que aquellos que no están infectados pero tienen un mayor riesgo de recurrencia y muerte. La influencia de la coinfección por tuberculosis en la progresión de la enfermedad por VIH es controvertida.2

En 2004, alrededor de 330.000 personas en la India murieron de tuberculosis.1 Dos de cada cinco personas — más de 400 millones-tienen tuberculosis latente.3 Cabe esperar que más de la mitad de las personas que también están infectadas por el VIH desarrollen tuberculosis. En la actualidad, sin embargo, solo alrededor del 5% de los nuevos casos de tuberculosis en la India ocurren en personas coinfectadas con el VIH. La situación difiere de la del África subsahariana, donde la incidencia de la tuberculosis en muchos países es mayor que en la India y hasta el 80% de los pacientes con tuberculosis están coinfectados con el VIH. En África, el VIH ha invertido los avances logrados en el control de la tuberculosis hace un cuarto de siglo.1,2 Tal inversión es poco probable que ocurra en la India.4

La India comenzó su Programa Nacional Revisado de Control de la Tuberculosis en 19935.Su pilar principal es la estrategia de tratamiento breve bajo observación directa (DOTS). Por lo general, durante los primeros 2 a 3 meses de tratamiento, la medicación se administra tres veces por semana bajo observación directa. Durante los siguientes 4 a 5 meses, al menos una de las tres administraciones semanales es supervisada directamente.3

Población con Acceso a DOTS, para Tuberculosis y Pacientes que reciben DOTS.

Los datos proceden del Programa Nacional Revisado de Control de la Tuberculosis de la India.

Después de las pruebas piloto, la rápida expansión del DOTS comenzó a finales de la década de 1990, y en marzo de 2006, la India logró una cobertura nacional (véase el gráfico de líneas). Cada mes, más de 100,000 pacientes indios, aproximadamente dos quintas partes de ellos con un nuevo frotis de esputo positivo, comienzan el tratamiento. La tasa de éxito del tratamiento – el porcentaje de nuevos pacientes con frotis positivo que se curan (p. ej., cuyo frotis de esputo es negativo) más el porcentaje de personas que completan el tratamiento sin confirmación bacteriológica de curación, es de aproximadamente el 86%.1 En aproximadamente el 2% de los pacientes, el tratamiento falla; en el 7% el tratamiento se interrumpe durante 2 meses consecutivos o más; y el 4% muere a pesar del tratamiento.3 La incidencia estimada de tuberculosis multirresistente es del 2,4% entre los pacientes con nuevos casos y del 15% entre los que han recibido tratamiento previamente. En 2006, el presupuesto nacional para el tratamiento fue de 57 millones de dólares y el costo total de la lucha contra la tuberculosis fue de 100 millones de dólares.1

El programa nacional de control de la tuberculosis de la India proporciona atención, diagnóstico y tratamiento a gran escala3, 5,lo que ofrece un ejemplo del que el Programa Nacional de Control del SIDA puede aprender a medida que se expande. Por supuesto, el tratamiento del VIH a menudo es más complejo y costoso que el tratamiento de la tuberculosis y debe continuar indefinidamente. Cuando los pacientes infectados por el VIH reciben tratamiento en el mismo centro que los enfermos de tuberculosis, es esencial adoptar medidas eficaces de control de la infección, dado el alto riesgo de transmisión nosocomial de la tuberculosis. Al atender a pacientes coinfectados, los médicos deben considerar muchos problemas clínicos, como los relacionados con la prevención de la enfermedad, el momento del tratamiento, la elección de medicamentos, las interacciones farmacológicas, los efectos secundarios y la resistencia, y la posible reinfección con otras cepas de micobacterias. La terapia antirretroviral es esencial para reducir el número de muertes por tuberculosis relacionadas con la infección por el VIH.4

En la India, la atención de la tuberculosis y la atención del VIH se coordinan cada vez más, pero aún no se han obtenido todos los beneficios. Un ejemplo de coordinación exitosa es la derivación de personas con sospecha de tuberculosis de centros de asesoramiento voluntario y pruebas de detección del VIH a centros de control de la tuberculosis. Entre enero y septiembre de 2006, un total de 15.000 personas con sospecha de tuberculosis seropositivas y 16.420 seronegativas fueron remitidas a esos centros por centros de los seis estados de la India con la prevalencia más alta del VIH (Andhra Pradesh, Karnataka, Maharashtra, Manipur, Nagaland y Tamil Nadu); se diagnosticó tuberculosis en el 22,3% y el 23,9% de los pacientes de esos grupos, respectivamente. La DOTS se inició en muchos de estos pacientes. Es probable que el control de la tuberculosis y el VIH tenga más éxito si los programas colaboran siempre que sea posible y están estrechamente integrados con el resto de la atención médica.2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.