¡Suscríbete a La Historia del Béisbol Cobra vida! para actualizaciones automáticas. Como Bono Gratuito, obtendrás acceso instantáneo a mis dos Informes Especiales: Momentos Memorables de la Serie Mundial y la Guía de Referencia de la Serie Mundial Handy Dandy de Gary.

Galería de fotos de Tom Tresh
Haga clic en cualquier imagen de abajo para ver las fotos en tamaño completo y comenzar la Galería de fotos:

Tom Tresh Tom Tresh con el padre Mike Tresh Tom Tresh
Mike Tresh Tom Tresh # 15 felicita a Mickey Mantle después de un jonrón. Tom Tresh y Joe Pepitone en el juego de los Veteranos
Tom Tresh felicita a su compañero de equipo john Kosco después de batear jonrón. Mike Tresh Tom Tresh con compañeros de equipo de los Yankees: Joe Pepitone, Tom Tresh, Bill Robinson, Mickey Mantle, Ralph Houk.
Tom Tresh y Mickey Mantle Tom Tresh Tom Tresh, Mickey Mantle, Roger Maris

En 1990, el autor Bill Gutman escribió un libro llamado When the Cheering Stops que incluía entrevistas con 21 ex jugadores de grandes ligas sobre cómo les fue después de sus días de juego en un momento en que el jugador común no se retiró como millonario. Esta historia, tomada del libro, es la quinta de una serie llamada de Bill:

«WHEN THE CHEERING STOPS» – La historia de Tom Tresh

» Estimaron que si hubiera jugado solo un partido esa temporada (1970), eventualmente habría obtenido unos seiscientos mil dólares de pensión adicionales. Eso se proyecta a lo largo de la vida de la pensión, con intereses y todo eso. Pero una figura como esa es suficiente para hacerte pensar.»- Tom Tresh

Cuando Tom Tresh entró en las grandes ligas en 1962 parecía que iba a ser una gran estrella en el escenario más grande del béisbol. Los Yankees de Nueva York lo llevaron a completar con Phil Linz para el puesto de campocorto titular después de que Tony Kubek se fuera al servicio militar. Tresh no solo ganó el trabajo, sino que se convirtió en el Novato del Año, el bateador de interruptor de 6’1″ y 180 libras encajó con Mantle, Maris y el resto de los Bombarderos del Bronx al batear .286 con 20 jonrones y 93 carreras impulsadas. Cuando Kubek regresó más tarde en la temporada, Tresh fue trasladado al jardín izquierdo, donde también sobresalió. Parecía que iba a ser otra gran estrella de los Yankees. Pero, por desgracia, nunca sucedió.

En la foto de arriba, vemos a Tom Tresh con Al Downing el 6 de junio de 1965, después de que Tresh conectara cuatro jonrones en un doble partido contra los Medias Blancas.

No voy a pasar mucho tiempo en la carrera de Tom porque cuando lo entrevisté, habló de muchos otros aspectos del juego. En pocas palabras, no fue tan bien como estaba planeado. Jugó bien los siguientes tres años, aunque no del todo a nivel de estrella, bateando .269, .246 y .279, con 25, 16 y 26 jonrones, todavía buena producción. Pero en 1965 el equipo se había hecho viejo y se había estrellado, algo inusual para los Yankees. Luego, en 1966, Tom también se estrelló en a .233 promedio de bateo, aunque todavía bateó 27 fuera del parque. A partir de ahí, fue un desvanecimiento rápido, .219 en 1967, un año en el que también sufrió una lesión en la rodilla que le dificultaría el resto del camino. Los siguientes dos años golpeó justo .219 y .195, con menos potencia. Después de jugar 45 partidos para los Yanks en 1969, fue enviado a Detroit, cerca de su casa, aunque solo bateó.211 para la temporada. Iba a intentarlo de nuevo en 1970, cuando los Tigres lo cortaron justo antes de que comenzara la temporada. Eso es lo que lo dejó corto de la mejor pensión de la que habló arriba.

Tom Tresh y Tony Kubek

Nacido en Detroit el 20 de septiembre de 1938, Tom ya tenía béisbol en su familia. Su padre, Mike, pasó 12 años en las grandes ligas entre 1938 y 1959, todos menos el último año con los Medias Blancas. Era un receptor robusto, pero un bateador por debajo del promedio. Tom aprendió algunos hechos difíciles de la vida de béisbol de la carrera de su padre.

«Tener a mi padre como jugador de grandes ligas me hizo muy consciente de algo», dijo. «Sabía que tenía que haber algo más en la vida además de jugar béisbol. Eso fue porque vi a mi padre cumplir 36 años y de repente llegar a ser demasiado viejo para jugar más. Fue entonces cuando las cosas cambiaron rápidamente. Mucha de la gente que siempre parecía estar de su lado estaba de repente del lado del tipo que tomó su lugar. Sólo son amigos por lo que eres, no por quién eres. Incluso aquellas personas que tenían los trabajos, ya sabes, ‘Siempre puedes venir a trabajar para nosotros, Mike’, desaparecieron.»

Mike Tresh trabajó más tarde como guardia de seguridad y siempre alentó a su hijo a obtener una educación universitaria, lo cual hizo. Tom explicó que muchos ex jugadores no tenían una muy buena imagen de sí mismos una vez que se retiraron. «Era el viejo estigma del viejo deportista roto», me dijo. «Esa era una etiqueta que muchos ex jugadores tenían en ese entonces. Cuando salieron del béisbol fue casi como si pasaran de ser ciudadanos de primera clase a ciudadanos de cuarta clase. Así que fui consciente a una edad temprana de que si jugabas al béisbol, todavía tenías que estar pensando en lo que harías después de salir.»

Tom fue a la escuela fuera de temporada y finalmente obtuvo su título un año antes de retirarse. Ya tenía una franquicia de Pollo Frito de Kentucky que no le iba bien. «Cuando dejé el béisbol, sentí que mi primer trabajo era volver a poner en marcha la Franquicia. Hice de todo, incluyendo la cocina. La gente entraba y veía mi vitrina de trofeos en la parte delantera, pero cuando Tom Trresh, el jugador de pelota, salía de atrás, llevaba un delantal y tenía harina en los brazos hasta los codos.»

Después de cambiar su franquicia de Kentucky Fried Chicken, Tom se fue a trabajar a la Universidad Central de Michigan y, en el momento de nuestra entrevista, todavía estaba allí. Comenzó como director de Donaciones Corporativas, ayudando a recaudar dinero para la universidad. Admite que comerciar con su nombre como jugador de béisbol ayudó. Después de tres años, se trasladó a la colocación profesional y al asesoramiento, principalmente en la escuela de negocios. También se convirtió en entrenador asistente de béisbol, dándole la oportunidad de volver al juego. Se contagió después de hacer algunos campamentos de fantasía y darse cuenta de lo mucho que lo extrañaba.

Tom dijo que pensaba a menudo en sus días en el juego y con los Yankees. «Mickey era definitivamente el líder yanqui. Solo su presencia en la alineación te hizo sentir que ibas a ganar. Roger Maris también fue un individuo excepcional, muy cercano a sus compañeros de equipo y amigos. Es una pena que el público no lo conociera como nosotros. Elston Howard también era un acto de clase, pero muchos en ese equipo eran grandes chicos »

También recordó a Sandy Koufax como el lanzador más duro al que se enfrentó. «En el primer partido de la Serie Mundial de 1963, cuando ponchó a quince de nosotros, estaba en una liga diferente. Le pegué un jonrón en las dos únicas carreras ese día, pero me pegó tres veces. Era simplemente el lanzador más abrumador que he visto.»

Resumiendo, me dijo: «Realmente siento que jugué el juego en una gran era. Es una época que la gente realmente parece recordar. Mucha gente todavía me habla de ello ahora, dondequiera que vaya. Había tantos grandes jugadores que fue realmente fantástico, simplemente inolvidable.»

Tom Tresh, desafortunadamente, falleció el 20 de septiembre de 2008, a la edad de 70 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.